American Derringer: disparos con historia

Un arma emblemática del Lejano Oeste norteamericano, que se sigue fabricando actualmente en variados y modernos calibres.

Por

Los cañones basculantes hacia arriba permiten la carga y descarga de los dos cartuchos con facilidad. [ Ver fotogalería ]

En ese extraño universo que conforman los aficionados a las armas de fuego, nadie es tan apegado a sus tradiciones como los norteamericanos. Los palanqueros al estilo de los Winchester, los revólveres Simple Acción y – como no podía ser de otra forma– la
sempiterna Colt 1911 con su centena de clones, forman parte de su historia y de su folklore.

Dentro de esas emblemáticas armas de fuego, un “pequeñín” ocupó su merecido lugar y logró perdurar más de 100 años. Me refiero al denominado genéricamente Derringer.

Un poco de historia 
Alrededor del 1830, un armero llamado Henry Deringer (con una sola “r”) diseña y construye una pequeña pistola monotiro –de percusión y avancarga– que cobró popularidad prontamente. Antecesora de las pequeñas semiautomáticas denominadas
“chalequeras” que pulularon en los inicios del siglo XX, cumplía exactamente la misma función: disponer en forma inmediata de un arma que podía ocultarse de manera my fácil. De hecho, fue una Deringer la que utilizó John Wilkes Booth en 1865 para asesinar al presidente Lincoln.

Tal fue el éxito comercial de la pequeña pistola, que muchas fábricas se dedicaron a copiarla vulnerando la patente del bueno de Henry, que poco y nada pudo hacer para evitarlo. Para que fuesen relacionadas con la “original”, los armeros copiones comenzaron a estamparle la palabra “Derringer”, con dos “r” para evitar posibles acciones legales.

En el año 1866 la Remington presenta su Modelo 95, una diminuta pistola de dos cañones superpuestos y de retrocarga, que utilizaba cartuchos metálicos de percusión anular de diversos calibres, siendo el más popular el denominado .41 Short Rimfire.

Su clásico perfil es inconfundible y –con apenas algunas modificaciones menores– fue producido hasta el año 1935, pasando a la historia como el Remington Derringer.

Nota publicada en la edición 505 de Weekend, octubre de 2014. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al tel.: (011) 4341-7820 / 0810-333-6720. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

09 de octubre de 2014

Deja un comentario