Acampar en la orilla

Lugares poco frecuentados en los que se puede armar campamento y realizar intentos de pesca desde la misma ribera o aguas adentro con alguna embarcación.

Por |

En el Delta existen muchos rincones para pasarla en absoluta calma y soñar con buenos piques desde la ribera. [ Ver fotogalería ]

Llegar con la carpa hasta la vera del pesquero que vamos a probar es un disfrute adicional para cualquier salida, un condimento especial que nos permite estar 24
horas al pie del cañón.

Si nos acercamos en kayak al lugar elegido, recomendamos no exceder la capacidad aconsejada por el fabricante para la unidad que tripulemos en específico, ya que quizás podamos apilar equipo y cargar gran cantidad de elementos, pero este exceso provocará que el kayak se torne inestable y sea difícil tripularlo con eficiencia y seguridad.

En los casos de kayaks con limitantes de espacio, podemos proceder a repartir los equipos con nuestros compañeros de salida, propiciando de esa manera una estiba adecuada a las posibilidades de cada kayak y palista.

A continuación detallaremos algunos de los lugares que hemos visitado y en los cuales hemos realizado campamento por uno o más días. Se trata de sitios en los que generalmente no hay servicios o se cuenta con los mínimos, dado que se encuentran alejados de zonas a las que se accede con vehículos convencionales o están aislados de cascos urbanos.

Río Luján, altura Escobar 
Roberto, usuario del site AmigosenKayak.Com, nos acerca este recorrido en Escobar: “La zona es precisamente un lugar agreste para hacer una acampada. El recorrido que hicimos es de unos 20 km, entre ida y vuelta. Se puede salir de alguna de las guarderías que están sobre el río Luján (incluso algunas ni cobran por dejar el auto) o bien de las bajadas públicas que hay detras del country CUBE. El itinerario es de unos 2 km al oeste hasta encontrar el arroyo Las Rosas. Desde allí son unos 7,5 km al norte en dirección al Paraná. Se desemboca en el río Paraná de las Palmas, a unos 3 km del puerto. Desde allí remontando el Paraná, a orilla izquierda, a 1 km aproximadamente, hay varias salientes donde se puede bajar y acampar. Hay lugares con troncos caídos que sirven de muelle para amarrar los kayaks”.

Río Corrientes – Chavarría 
Las aguas del río Corrientes a la altura de Chavarría han sido filtradas y decantadas en el inmenso universo del humedal silvestre que constituyen los 13.000 km2 de la Reserva Natural del Iberá, la que precisamente termina aguas arriba del puente de la ruta 123. Por eso son notablemente transparentes y limpias. El lecho mayormente arenoso contribuye a mantener esa claridad, que sumada a su buena población de dorados es la que lo hace tan apto para la pesca de la especie, y especialmente con artificiales. Ideal para los amantes del spinning, bait cast y fly cast. Antes de ir conviene asegurarse del nivel del río, ya que si está muy crecido las costas pueden estar anegadas y, si por el contrario, está muy bajo se vuelve navegable solo para embarcaciones de muy poco calado.

Nota publicada en la edición 504 de Weekend, septiembre de 2014. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al tel.: (011) 4341-7820 / 0810-333-6720. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

26 de septiembre de 2014

Temas en este artículo: , , , ,

Deja un comentario