Viaje a un mundo de fantasías

Orlando es sinónimo inevitable de los parques de Disney. Sin embargo, la ciudad cuenta con otra gran cantidad de atractivos poco o nada conocidos por los turistas. Nota con video.

Por

Los simuladores son otra de las grandes atracciones de los parques, además de las montañas rusas. Hay del Hombre Araña, Los Simpsons, Harry Potter... En todos la ficción se vuelve realidad. FOTO: Visit Orlando y M. F. [ Ver fotogalería ]

Decididos, encaramos Rock n Roller Coaster como la primera gran aventura, y en una fracción de segundo salimos eyectados a 90 km/h dentro de un oscuro túnel. Mientras la música de Aerosmith resonaba en los parlantes arengando nuestros sentidos, tras cada grito de vértigo nos internábamos más y más en las intrincadas vueltas de esta montaña rusa, quizá una de las más veloces y populares de los parques temáticos de Orlando, donde la sobredosis de adrenalina genera un microclima muy especial: los padres se vuelven chicos, y la familia un grupo de adolescentes en busca de emociones al límite.

Walt Disney World es, sin duda, la síntesis semántica más utilizada para referirse a lo que, en realidad, está compuesto también por otros parques: Universal, Magic Kingdom, Hollywood Studios, SeaWorld… Cada uno con sus atracciones, restaurantes y tiendas donde la compra compulsiva es casi inevitable.

 

Para no cansarse 

Sin embargo, Disney no lo es todo en esta gran ciudad de Florida (Estados Unidos), que en 2013 fue visitada por ¡59 millones de turistas! Por eso, para sacarle el máximo provecho sin regresar de vacaciones necesitando nuevamente vacaciones, hay que moverse con inteligencia. ¿Cómo? Alternando dos días de parques con otros tantos de pesca, actividades outdoor, paseos alternativos, shoppings y/o descanso en la pileta del hotel.

Llegar la mañana del tercer día a Winter Park, por ejemplo, ayuda a serenar tanta efervescencia previa. El ritmo cansino de calles curvas con mesitas de café en las
veredas, tiendas de degustación de vinos, restaurantes internacionales y el museo Charles Hosmer Morse, que alberga la mayor colección del mundo de Louis Comfort Tiffany –hijo del famoso joyero–, dan cuenta de un condado exclusivo, cuyos orígenes se remontan a mediados del siglo pasado, época en que varios acaudalados de Nueva York erigieron aquí terribles mansiones para sortear los rigores del invierno en el norte. Winter Park fue entonces como un resort, y hoy es una zona exclusiva sin secretos para los guías náuticos, quienes desnudan los entretelones de cada habitante famoso ante los ojos de los turistas que contratan el paseo en lancha por los lagos de la zona. Lagos donde la pesca de costa y embarcado –lancha o kayak– también está permitida y es practicada de manera intensa.

 

Nota publicada en la edición 503 de Weekend, agosto de 2014. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al tel.: (011) 4341-7820 / 0810-333-6720. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

05 de agosto de 2014

Un comentario en esta nota

  1. Carmen Lorenzo | 08/08/2014 | 11:12 AM

    Siempre he querido ir a Nueva York pero por problemas de dinero no he ido. Llevo tiempo participando en concursos donde regalaban un viaje a esta ciudad y actualmente están el de Starbucks y el de Vips así que a ver si esta vez me toca 🙂 En el caso de que no me toque empezaré a ahorrar porque este viaje no puedo perdérmelo!!

    Cuando vaya sin duda iré al parque Disney de Orlando. Fui al de París y me encantó con lo cual a este que es mucho más grande y espectacular seguro que aún me gustará más. A ver si tengo suerte 🙂

Deja un comentario