7,65 Argentino: ¿Por qué, hay otro?

Un calibre que forma parte indisoluble de nuestra historia cinegética, y que fuera el preferido de varias generaciones.

Por

FOTO: Alfredo Nardini [ Ver fotogalería ]

Quise titular este artículo con una frase acuñada por mi recordado Carlos Canobbio –un cazador con mayúsculas–, quien utilizó toda su larga vida el venerado 7,65 mm Máuser. Ante la pregunta “¿Usted caza con 7,65?”, Carlos respondía invariablemente: “¿Por qué, hay otro?”.

El 7,65 detenta la fama de ser el calibre que más piezas de caza mayor ha obtenido en nuestro país. Lo que no deja de ser verdad, pero… tengamos en cuenta que durante muchos años fue el único cartucho que se conseguía con facilidad, sumado a la gran cantidad de armas recamaradas para él que había. Sin embargo, esa cuestión no menoscaba sus méritos.

Un poco de historia 
Con la denominación de 7,65×53 mm Máuser fue introducido (tal como lo conocemos actualmente) en el año 1889 por el diseñador alemán Paul Máuser, para cumplir un
requerimiento del gobierno belga. Mantenía ciertas características comunes a todos los cartuchos diseñados por él para sus fusiles: el mismo diámetro de culote y un largo total similar, lo que le permitía utilizar los mismos cerrojos y acciones para cumplir con los pedidos de diferentes naciones que –fiel a la costumbre militar de la época–
solicitaban calibres distintos.

En realidad, su origen se remonta al año 1865, cuando su diseñador lo había dotado de una vaina con pestaña. Posteriormente, al crear un peine para la carga rápida de cinco cartuchos en el almacén del rifle, modifica la vaina tal como la conocemos actualmente. Esta nueva versión – que ya utilizaba pólvora sin humo– fue en definitiva el primer cartucho en emplear esos peines o clips.

A poco de ser presentado fue adoptado por nuestras Fuerzas Armadas para los fusiles Máuser Modelos 1891 y 1909, con que fueron equipadas, convirtiéndose así en el más difundido calibre para arma larga en nuestro país durante varias décadas.

Con una potencia intermedia entre el popular .308 Win y el eficiente .30-06 Spr, el 7,65×53 mm es perfectamente apto para todas las especies de caza mayor que habitan nuestro territorio, excepto –tal vez– el búfalo de agua.

Nota publicada en la edición 502 de Weekend, julio de 2014. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al tel.: (011) 4341-7820 / 0810-333-6720. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

22 de julio de 2014

Temas en este artículo: , , , ,

2 comentarios en esta nota

  1. Norma Susana Di Lizio | 23/07/2014 | 5:32 PM

    Qué triste que alguien disfrute de esa cruel actividad! No tiene justificativo alguno…es aborrecible!

  2. rafael | 29/09/2014 | 7:42 PM

    muy explicativo como siempre, sigo tus notas desde v.s., voy a seguirte en esta nueva etapa.
    aprovecho para consultarte -estoy rebuscando en viejos ejems. y todavia no encuentro nada- acerca de la escopeta de repeticion akkar 12/70, cual es tu opinion.
    gracias y saludos

Deja un comentario