Oro y plata en San Pedro

Punto de confluencia de especies de verano y de invierno, el tramo inferior del Paraná encuentra en San Pedro un sitio ideal para dar con un combo de lujo: dorados y pejerreyes. Nota con video.

Por

La idea de visitar este tramo de las islas Lechiguanas para pescar dorados y pejerreyes en una misma jornada, nace en las redes sociales. Ruly Ferreyra, referente indiscutido de San Pedro desde hace dos décadas, postea constantemente sus capturas de dorados en fly cast y bait cast, hecho que nos movió a llamarlo para constatar que aun en los meses más fríos del año, el pirayú seguía activo. Su respuesta nos sorprendió: “Son los meses en donde las aguas están más claras y el dorado se activa mucho cazando sardinitas”, nos dijo englobando en ese término a toda una variada de forrajeras invernales compuesta por anchoítas, dientudos y pequeños pejerreyes que nadan más bien pegados a las orillas. El desafío que le propusimos fue sumar a la pesca de dorados unas horas de intentos al pejerrey, para lograr una combinación de piezas que le proponga un “menú a la carta” al lector. Y Ruly aceptó el convite.

De fácil acceso, a San Pedro llegamos por la autovía Buenos Aires-Rosario transitando 165 km hasta el acceso a El Tala, que nos lleva al puerto donde están los clubes náuticos. Con el mate listo, Ferreyra nos esperaba con su colega Pepe Rivas, otro gran guía de esta zona y con quien batalla duramente por generar turismo sustentable a través de la pesca deportiva en una localidad donde, lamentablemente, crece el número de pescadores comerciales, ofreciendo un verdadero contrasentido a la promoción turística que tiene este lugar por sus bondades piscatorias.

Doradas emociones 
Embarcamos en el coqueto Club Náutico y a solo 2.000 metros río abajo –el tiempo exacto para armar las cañas 7/8 de fly–, el guía arrima la lancha a unas barrancas y empezamos con los casteos sobre la margen entrerriana del río, en una zona denominada La Brava. La jornada era extremadamente ventosa, hecho que complicaría
nuestros intentos de lograr una pesca con casteos de precisión en barrancas y palos.

A sugerencia del guía, optamos por moscas oscuras (preferentemente negras, con algún color o brillo y ojos de plomo) y armamos equipos con líneas de flote y sinking tip, rematada en tippet del 0,60 con reducción a 0,40 y un pequeño leader de acero de 15 libras (1 libra: 0,453 kilos).

Nota publicada en la edición 502 de Weekend, julio de 2014. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al tel.: (011) 4341-7820 / 0810-333-6720. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

17 de julio de 2014

Un comentario en esta nota

Deja un comentario