Un mar de promesas

La inmensa laguna Mar Chiquita, próxima a Junín, ofrece Hpiques en buena cantidad y algunos portes que hacen
ilusionar. Técnicas empleadas. Y los puntos más rendidores.

Por

Hace ya 20 años que no iba de pesca a la laguna Mar Chiquita. Esa vez había viajado con el recordado Haig Vartazian, accediendo al balneario por la localidad de Gral. Arenales. En aquella oportunidad también habíamos compartido la salida con Sandro Salvadori, pescador local de la vecina Ascención. Hoy el espejo cuenta con una nueva compuerta que comunica con la laguna de Gómez, regulando el paso de agua. Y también un terraplén construido con tierra de campos adyacentes, que actualmente se encuentran tapados por el agua debido a las intensas lluvias.

La laguna presenta un volumen de agua inusual, inundando varios de sus accesos. Hoy la única manera de pescar con embarcaciones es ingresando por Agustina, ubicada a 18 km de la ciudad Junín. Hasta el espejo se llega por caminos de tierra en buen estado (alrededor de 10 km), que conducen hasta el pesquero El Negro. Este establecimiento dispone de un tractor para depositar las embarcaciones en el agua. Además ofrece desayunos y viandas para los pescadores.

En este momento, Mar Chiquita se encuentra recibiendo mucha agua, con una superficie de alrededor de 15.000 hectáreas. Sus costas son de suave declive debido a la inundación de campos, teniendo juncales en partes de sus costas y en sectores bajos. En el centro su profundidad media es de alrededor de 2,80 m, llegando hasta los 5 m en los sectores donde se extrajo tierra para realizar el terraplén.

Los preparativos
Sandro Salvadori, nuestro guía, me había anticipado telefónicamente que la pesca era
buena, pero que eligiéramos un día de poco viento pues el espejo se torna peligroso para navegarlo. Ya en destino, alistamos dos embarcaciones para efectuar los intentos. En una irían Sandro, Federico Quintana y Leandro Poggi. Mientras que desde la otra probaríamos suerte Oscar Mineti, José Luis Rato y yo. Antes de embarcar armé mi caña (es de enchufe y resulta bastante molesto hacerlo arriba de la lancha). Los que usaban varas telescópicas le agregaron el reel con nylon 0,25 o multifilamento 0,18 mm, colocándolos por los pasahílos sin desplegar la caña para evitar roturas.

El viento manda
La pesca en Mar Chiquita se suele hacer gareteando, pescando bien arriba: entre 10 a 30 cm. Como carnada utilizaríamos mojarra, filet de dentudo y pejerrey y también tosqueros, que últimamente habían dado buenos resultados debido a que son duros (viven más) y al presentarlos en ramilletes tienen mayor movilidad.

Nota publicada en la edición 502 de Weekend, julio de 2014. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al tel.: (011) 4341-7820 / 0810-333-6720. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

07 de julio de 2014

Temas en este artículo: , ,

Deja un comentario