Cumbre en el Champaquí

Relato en primera persona de la carrera Conquista Tu Cumbre, etapa cordobesa.

Por

Para esta nueva edición del Conquista Tu Cumbre (CTC), con Neris Besson nos preguntábamos a quién más podríamos llevar para ver si le picaba el bichito de la montaña. Luego de unos meses de entrenamiento y un par de salidas en conjunto, nos convencimos de que habíamos encontrado a dos lindos loquitos: Hernán Quiroga
y Eduardo Garnier, quienes demostraron espíritu y garra.

Llegamos a La Cumbrecita, “el” lugar de la aventura. La CTC es una carrera del tipo expedición en la que se recorren cerca de 100 km con más de 4.000 m de desnivel acumulado. Horas antes de la largada se entrega un mapa con los puestos de control (PC) por donde se debe pasar. El recorrido no está marcado ni señalizado, sólo hay que respetar las consignas que indique la organización. Los corredores se guían con brújula y mapa, y deben llevar todos los elementos necesarios para estar fuera de la civilización por al menos 24 horas, ya que deben alimentarse, abrigarse y dormir con lo que lleven en la mochila, esto incluye VHF y GPS para ubicarse en caso de emergencia.

El 1° de mayo a las 10:15 largamos desde el puente de La Cumbrecita buscando un filo que nos depositara en el Balcón de Yatán. Luego transitamos hacia un camino centenario que une el Valle de Traslasierra con el de Calamuchita, denominado la Huella Serrana. Llegamos hasta la Escuela de Montaña Ceferino Namuncurá, y allí Nilda –su directora– nos esperó junto a parte de los 26 chicos que asisten, a quienes teníamos
que entregar una donación de elementos de higiene personal. Muy agradecidos, nos despedimos en busca del Cerro Bola.

En este momento decidimos hacer un PC Bonus, que consiste en bonificar con tres horas a quien lo alcance. La gracia está en que, para hallarlo, uno debe incurrir
en un mayor esfuerzo físico, agudizar la navegación y/o distanciarse del recorrido ideal. En este caso teníamos que encontrar una chapita de 10 cm de diámetro ubicada en una formación de rocas de no más de 50 cm de alto, denominada Alto del Chicharrón. Esta chapita es punto georreferencial para marcar las coordenadas del Instituto Geográfico Militar, y reza: “Quien remueva esta placa tendrá 4 años de prisión”. Lo logramos a
las cinco de la tarde, tras nueve horas de carrera sin parar.

Nota publicada en la edición 501 de Weekend, junio de 2014. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al tel.: (011) 4341-7820 / 0810-333-6720. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

13 de junio de 2014

Deja un comentario