Turismo: la ruta de los fósiles

Un recorrido con múltiples propuestas por sitios donde se efectuaron hallazgos arqueológicos en nuestro país.

Por

Son las huellas de nuestro lejano pasado. Rastros de aquello que alguna vez existió y ahora se ha extinguido para siempre. Los fósiles constituyen la prueba más palpable de los seres vivos que habitaron nuestro suelo en un tiempo pretérito, remoto, en el que la Tierra fuera primero dominada por temibles dinosaurios y luego, tras un colosal cataclismo, por grandes mamíferos prehistóricos que marcaron el rumbo definitivo para las especies actuales. En la Argentina existen numerosos sitios repletos de importantes fósiles que, tras acaparar originalmente la exclusiva atención de los paleontólogos, se han convertido en la actualidad en verdaderas atracciones turísticas. Aquí, un repaso por diez de esos lugares en los que el ayer se nos revela como una petrificada resurrección.

Bosque Petrificado Jaramillo

Recategorizado en diciembre de 2012 como Parque Nacional, este bosque petrificado se encuentra en el noreste de la provincia de Santa Cruz, a corta distancia de la localidad de Jaramillo. Los ejemplares fosilizados tienen un inmenso valor científico y pertenecen mayoritariamente a árboles gigantescos que fueron antiguos parientes de los actuales pehuenes. Ya desaparecida, esta especie formaba parte de enormes bosques del período Jurásico que se petrificaron en el transcurso de millones de años.
Ischigualasto

Conocido popularmente como Valle de la Luna por las formas rocosas que caracterizan su geografía, el Parque Natural Ischigualasto está ubicado en un rincón del noreste de la provincia argentina de San Juan. Más allá de su increíble paisaje en el que se destacan increíbles geoformas, la principal riqueza natural de esta área protegida está ligada a la enorme cantidad de restos fósiles que posee y que datan principalmente del Triásico, un período en el que se produjo la aparición y posterior expansión definitiva de los dinosaurios. Dentro de estos fósiles vale destacar los del Eoraptor lunensis, considerado el dinosaurio carnívoro más primitivo del mundo y que viviera en esta región cuyana hace 215 millones de años, cuando la geografía de la zona estaba cubierta de una vegetación frondosa, algo que contrasta nítidamente con las características desérticas que tiene Ischigualasto en el presente.

Sierra de las Quijadas

Ubicado en el noroeste de San Luis, este Parque Nacional se caracteriza por sus espectaculares acantilados y cornisas de intensos tonos rojizos. Aquí se hallaron los restos fósiles de dos especies de pterosaurios, un saurópsido volador que existió en la Era Mesozoica, en un período que se extendió entre 228 y 65 millones de años atrás. La importancia de los pterosaurios es que fueron los primeros vertebrados que consiguieron volar. De allí el inmenso valor de los fósiles hallados en Las Quijadas.

Nota publicada en la edición 501 de Weekend, junio de 2014. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al tel.: (011) 4341-7820 / 0810-333-6720. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

Deja un comentario