Piques con Quilmes a la vista

Bien cerca de la ribera, una buena experiencia con pejerreyes y la variada que hoy nos ofrece el Río de la Plata. Nota con video.

Por

Cuando hablamos de pesca deportiva en el sur del Gran Buenos Aires, no podemos dejar de mencionar una institución emblemática en la zona, como es el Perrejey Club de Quilmes. Poseedor de uno de los muelles de aguas pasantes más largos de Sudamérica, el “Pejerrey” mantiene su vigencia a través de los años. Y como el kayakfishing está demostrando a lo largo del tiempo que se trata de una variante más de pesca, nos encontramos actualmente con el grupo de kayakfishing y kayakismo de travesía “Los Piratas del Sur”, que comenzó a realizar algunas de sus salidas desde las instalaciones del club.

Recibí la invitación para intentar una pesca de pejerrey de inicio de temporada ni bien el clima nos diera una tregua, y el domingo 13 de abril fue el día. A pesar de que los pronósticos informaban un viento de regular a intenso desde el cuadrante oeste, hice la llamada el domingo temprano y la respuesta de Juan, que junto a otros de los muchachos estaba en la orilla del río, fue: “Sopla un vientito leve y el río está planchado”. No necesitaba más para cargar el kayak en el auto y salir para Quilmes.

Ya pasado el mediodía arribé al club y procedimos a preparar los equipos y kayaks. Al mismo tiempo, los muchachos ya habían pedido mojarras vivas que nos iban a servir de carnada, lo que sumaríamos a las existencias propias de mojarra salada.

Elección de la técnica

Como sucede en estos casos, al “jugar de visitante” en un ámbito que desconozco, me pongo a las órdenes y escucho todas las instrucciones de los kayakfishers de la zona. Quien es local sabe de qué habla por la experiencia acumulada en ese, su lugar de pesca.

Decidimos que pescar con la técnica denominada “al garete” (dejándonos llevar por el viento y regulando nuestra velocidad con un ancla de capa) no iba a ser producente, dado que para retornar nos íbamos a encontrar con viento neto de frente. Así que alistamos nuestros fondeos y comenzamos los primeros intentos anclados.

Pejerreyes y patíes

Alistamos las cañas, todas telescópicas de entre 3 y 4 metros, excepto mi equipo que para la ocasión contaba con una caña de 2,90 m en cuatro tramos por comodidad y transporte, ya que mi kayak no tenía dispuestos posacañas y no utilizo cajón de pesca.

Nota publicada en la edición 500 de Weekend, mayo de 2014. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al tel.: (011) 4341-7820 / 0810-333-6720. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

12 de mayo de 2014

 

 

Temas en este artículo: , ,

Deja un comentario