En vísperas de la Fiesta Nacional del Surubí

Relevamos las aguas cercanas a Goya ante la fiesta que congrega a cientos de equipos. Galería de imágenes.

Por

Próximos a la fecha de uno de los eventos de pesca embarcada más importantes, quisimos relevar el estado del pique dentro de la cancha donde se realizará esta nueva edición de la Fiesta Nacional del Surubí, en aguas de la correntina Goya (28 de abril al 4 de mayo). Un torneo al que el año pasado acudieron más de 700 embarcaciones que procuraban alzarse con los premios a la pieza de mayor porte y al triunfo por equipos, todo dentro del clima especial que aportan las muchas y divertidas peñas de casi todo el país.

Para realizar este relevamiento nos pusimos en contacto con Javier Enrique, guía y uno de los máximos referentes de la pesca local. Las primeras palabras de nuestro anfitrión fueron: “Véngase tranquilos chamigos que hay una surubiciada bárbara”. En broma atacamos firmes: “No nos hagas ir de gusto porque el viaje es largo y tenemos mucho trabajo”. Inmediatamente Javier recogió el guante y tiró una de sus célebres frases: “El surubí está, yo los llevo, pero ustedes pónganse las manos”. Al instante se escucharon las risas y el diálogo ya derivó para otro lado.

Llegada y diluvio

Estábamos muy contentos de recibir la noticia de una buena posibilidad de pesca poquito tiempo antes de realizarse la Fiesta, lo que nos permitió constatar que el torneo seguramente resultará un éxito en cuanto a capturas del toro del Paraná.

También serían nuestros compañeros de pesca Raúl Buky González Vilas (fiscal general de la Fiesta); Flavio Novello y Matías Ledesma, dos guías locales, y Oscar Lepi, gran pescador y amigo.

Llegamos a Goya bajo un diluvio que nos hizo pensar varias veces la posibilidad de salir al río, pero las consultas con los baqueanos nos dejaron más tranquilos: “Muchachos, no se preocupen que hoy llueve todo el día parejito”. Así, entre risas y otras anécdotas aprontamos los equipos y fuimos derechito al embarcadero de las Cabañas Refugio del Río, donde dos truckers totalmente equipados nos aguardaban.

La pesca de surubí se iba a realizar anclados en zonas con diferentes características, entre las cuales abundan los remansos con profundos pozones, costas correntosas y sucias de palos y raigones, y algunos sectores profundos donde el agua tiene un poco menos de velocidad. Llevamos cañas de grafito y también de fibra de entre 2,10 y 2,50 m, con acción de punta y una potencia de 20 a 30 libras (1 libra: 453,59 gramos). Reeles medianos y grandes de tapas redondas y otros de bajo perfil cargados con hilo multifilamento de 0,28 mm por un lado y nylon 0,45 mm en otros para tener las dos variantes según lo requiera la pesca y el lugar.

Nota publicada en la edición 499 de Weekend, abril de 2014. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al Tel.: (011) 4341-8900. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

Temas en este artículo: ,

Deja un comentario