Sacarle el máximo a las baterías

Una guía completa para aprovechar cada segundo de carga de nuestros dispositivos móviles.

Por

Los dispositivos ultraportátiles tienen cada vez mejores pantallas, más capacidad de cálculo y siempre mejores aplicaciones. Así y todo, cada vez consumen más batería, lo cual los hace a) traicioneros, y b) no tan inteligentes. ¿Qué hacer, entonces, para disfrutar todos los avances sin sufrir por este problema de siempre?

En principio, son tres las cuestiones que debemos tener en cuenta. Primero, cuidar el consumo y ajustar correctamente la configuración del equipo para no despilfarrar algo que no sobra. Segundo, contar con la aplicación correcta para evaluar el consumo instantáneo. Y tercero, poseer un cargador tan portátil y móvil como nuestro equipo.

Las antiguas baterías de níquel metal (Ni-Mh) y níquel cadmio (Ni-Cd), en la actualidad sólo utilizadas para las pilas recargables de gama baja, si no eran cargadas cuando estaban completamente descargadas, generaban un rechazo químico a la carga, lo cual hacía que en esas condiciones perdieran rendimiento. El efecto se conocía como efecto memoria, y no se aplica en lo más mínimo a las batería de Li-Ion que equipan todos los equipos ultraportátiles modernos.

La mejor forma de sacar el máximo provecho de una batería es configurar correctamente los parámetros que generan mayor consumo en el equipo, por lo general asociados a la pantalla y las conexiones inalámbricas. En principio, es aconsejable desactivar la opción de ajuste automático de brillo, ya que suele mantener alto el nivel en todas las circunstancias, además de pedir constantemente información al sensor lumínico. Lo mejor será ajustar el nivel de brillo lo más bajo que podamos sin perder funcionalidad, y mantener la pantalla apagada tanto tiempo como sea posible.

En relación con las redes inalámbricas, es primordial mantener los conectores Bluetooth, Wi-Fi y GPS desactivados a menos que los necesitemos. No sólo consumen muchísima carga, sino que además cuando no tienen una conexión establecida están constantemente monitoreando las disponibles, lo cual eleva aún más el consumo energético. Por último, para maximizar el rendimiento de la carga nos convendrá eliminar aplicaciones y widgets que permanezcan en segundo plano, como el clásico del tiempo o algún mensajero que ya no utilicemos.

Nada de cargas prolongadas

Las baterías de Li-Ion no requieren primeras cargas prolongadas, como sí demandarán las viejas baterías de Ni-Cd y Ni-Mh. En efecto, puede dárseles la primera vez una carga rápida con el cargador original, y estarán listas para funcionar. Del mismo, modo, siempre que usemos el cargador original podemos despreocuparnos por si el equipo quedó conectado a la red eléctrica, ya que no hay riesgo de calentamiento (y, por ende, explosión) en tanto un circuito eléctrico corta la carga cuando se alcanza el nivel máximo.

Nota publicada en la edición 499 de Weekend, abril de 2014. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al Tel.: (011) 4341-8900. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

Temas en este artículo:

Deja un comentario