Claves para el dorado con mosca

Cuáles son los mejores ámbitos para pescar esta hermosa especie en Argentina en una modalidad que hará sentir la pelea.

Por

Lo que alguna vez parecía una utopía lejana, como la pesca de dorados con mosca, hoy es una realidad al alcance de muchos aficionados. A continuación daremos algunas pautas para tener en cuenta a la hora de emprender este apasionante desafío.

1) Elegir el destino

En realidad, donde haya dorados y aguas medianamente claras, las chances están. El dorado es un cazador voraz que no dejará pasar la oportunidad de atacar un bocado convenientemente puesto frente a sus narices. Veamos algunos de los destinos para intentar pescar con mosca al magnífico tigre de los ríos. Todo el tramo del Paraná que va de Ituzaingó a Paso de la Patria, con aguas clarísimas y dorados de categoría trofeo. Los Esteros del Iberá y el notable río Corrientes en el centro de la provincia homónima. El pie de las barrancas que van de Derqui a Bella Vista, pasando por Empedrado y casi hasta Goya , incluyendo Ita Sirí y Lavalle. La intrincada red de brazos, arroyos, islas, bancos de arena y correderas de la zona del Laureltí a la altura de Florencia. Los Esteros del Isoró al sur de Goya y aguas arriba de Esquina, y la propia Esquina. El delta reconquistense, San Javier y todo un encadenarse de pesqueros santafesinos hacia el sur. La Paz en Entre Ríos, con la desembocadura del Guayquiraró y la extraordinaria Curuzú Chalí y otros muchos rincones donde probar con éxito, como Santa Elena, Victoria y la notable Concordia –también en la provincia de Entre Ríos– con sus descomunales capturas récord en aguas del río Uruguay. Y en la provincia de Buenos Aires, San Pedro, San Nicolás, hasta el delta bonaerense y el Río de la Plata, que se han convertido en buenos puntos de pesca con mosca para el dorado. Volviendo al norte, el dique frontal de Río Hondo y el río Dulce en Santiago del Estero y varios cursos salteños, un poco más allá de los circuitos tradicionales, como el Dorado, el Juramento, el Bermejo y el Tarija que pueden convertirse en apasionantes territorios para esta pesca. Eso sí, además de haber dorados, el agua debe presentar buena claridad.

2 El equipo más apropiado

Un equipo de potencia #8 cubre bien casi todas las situaciones de pesca en prácticamente todos los ambientes. Las moscas voluminosas no son fáciles de lanzar con cañas muy livianas. Algún dorado de 4 kilos para arriba justifica la elección de una vara de buena potencia. En algunas circunstancias, con peces de medianos a chicos, en canchas limpias y sin demasiados obstáculos, se puede bajar la potencia del conjunto a un #6 y hasta llegar a un #4 con juveniles de doradillo.

El dorado es un buen cazador de hondura, por eso van bien las líneas que profundizan (por ejemplo en veriles arenosos y sin enganches y en sectores de piedras hondas o barrancas a pique), aunque también se pueden utilizar las de flote con moscas lastradas (en el cuerpo o en la cabeza, por ejemplo con ojos metálicos) para que la línea se mantenga a flor de agua pero el engaño profundice un poco. Lo ideal es que sean líneas aptas para climas tropicales y con protección UV, que no se alteran ni se ablandan con el sol y el calor de los climas norteños.

Los reeles deben tener freno regulable y contener bien el conjunto línea-backing. Las corridas del dorado no suelen ser muy largas, por lo que la reserva de backing del orden de los 150 m está bien. Los líderes pueden ser de entre 4 y 6 pies (1,20 a 1,80 m) en tramos, con una progresión que parta del 0,60, 0,50, 0,40 y finalice en un tippet del 0,35 más un cable de acero de 15 cm y unas 20 libras (1 libra: 453,59 gramos) de resistencia.

Nota publicada en la edición 498 de Weekend, marzo de 2014. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al Tel.: (011) 4341-8900. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

Deja un comentario