Nuevas vainas de polímero

El resistente material es la novedad en Estados Unidos. Podría brindar más precisión y potencia. Galería de imágenes.

Por

Originalmente creada para un uso militar, la cartuchería para fusil con vaina no metálica destinada a la caza mayor ya irrumpió en el mercado. Por lo menos en el de los Estados Unidos de América.

La firma PCP Ammo Co. ofrece desde el mes pasado sus cartuchos con vaina de polímero plástico en los populares calibres .308 Win y .300 Win Mag, con puntas Sierra.

Las ventajas de este desarrollo en el campo militar son fáciles de deducir: a) un peso entre 40 y 50 % menor, lo que permite llevar más munición por soldado; b) sortear la escasez de latón (aleación de cobre y zinc con que se fabrican las vainas) en épocas de conflictos bélicos, y c) un menor costo de producción.

Pero… ¿qué comportamiento tienen como munición deportiva o para caza mayor?

A mediados del año 2011 la PCP Ammo Co. comenzó a experimentar con vainas confeccionadas en polímero, para equipar a las Fuerzas Armadas. No era algo nuevo, ya que otras fábricas lo habían intentado con irregulares resultados. Para el año siguiente, cartuchos calibres .50 BMG, .308 Winchester y .223 Remington con la marca PCP eran testeados por personal militar.

Los resultados buscados –un menor peso manteniendo las especificaciones militares de la NATO para cada calibre– se habían logrado. Curiosamente, las pruebas arrojaron otros parámetros que sorprendieron a los técnicos: un incremento en la velocidad a igualdad de carga y una mayor precisión.

La energía generada por los gases productos de la deflagración del propelente utilizado en un cartucho se descompone en dos: la necesaria para expandir la vaina metálica para que selle la recámara y la que impulsa el proyectil. En el caso de la vaina plástica, la presión necesaria para que se expanda dentro de la recámara del arma es mucho menor debido a la elasticidad del material utilizado. Por ende, se aprovecha mejor la energía para impulsar el proyectil.

Y al no ser necesario realizar un crimp para fijar la punta en el cuello de la vaina, ya que ésta es introducida a presión, no existen deformaciones que –por más pequeñas que sean– atentan contra una precisión óptima. Por otro lado, la concentricidad del proyectil calculada con una exactitud de 0.0005”, algo difícil de obtener con vainas convencionales, aporta su cuota. Lo mismo que la sujeción pareja y uniforme del cuello de la vaina sobre la punta.

Ahora, ¿son más precisas? Las pruebas realizadas por snipers militares con la nueva munición con puntas Sierra Match King, así lo demostraron.

Nota publicada en la edición 497 de Weekend, febrero de 2014. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al Tel.: (011) 4341-8900. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

Temas en este artículo: ,

4 comentarios en esta nota

  1. Alexis | 21/02/2014 | 9:25 AM

    Entiendo que el autor comete un grosero error al decir que “la presión necesaria para que se expanda … es mucho menor debido a la elasticidad del material… se aprovecha mejor la energía para impulsar el proyectil”. Es completamente falso, ya que las presión de un gas contenido en un recipiente, se distribuye de igual forma por toda la superficie interna del mismo.

    saludos!!

    • Jeronimo | 26/02/2014 | 9:27 PM

      Eso si el recipiente se mantiene en un volumen constante, pero como hay una explocion en el recipiente y este al ser elastico, no se distribulle de igual manera

  2. nicolas | 22/02/2014 | 2:06 AM

    Alexis, si bien es ciero lo que vos decis con respecto a los gases, es cierto loq ue dice el autor, al afiramar que con menor presion, la vaina de polimero se explande hasta tomar la forma de la recamara, por ende y tratarse de un material que se deforma mas facil (con menor presion) que el laton, luego le queda liberar la presion por la parte mas debil del cartucho, el “certizaje” que es el engarce entre la punta y la vaina. saludos!

Deja un comentario