De costa y en familia

Cómo pasar las mejores vacaciones pescando de costa junto a la familia. Galería de imágenes.

Por

Las vacaciones ya movilizan a miles de familias hacia la costa atlántica, y en ellas se mezclan aficionados que pescan sólo en este momento del año y otros que se encuentran en permanente actividad detrás de las especies de temporada.

Elegir el lugar de pesca depende de un montón de factores, además de los naturales (como vientos y fondo del mar). Por ejemplo, la comodidad de acceso a los pesqueros es determinante si uno lo practica en compañía de su familia, como ocurre generalmente en vacaciones.

Salí de la Ciudad de Buenos Aires en compañía de Alberto Giménez. Por su parte, Vicente Cápola –nuestro referente en la zona de Mar del Plata– había decidido que realizaríamos los intentos en la Piedra de los Vidaleros, un pesquero famoso por la captura de corvinas negras. Se encuentra entre Mar Chiquita y Cobo, de fácil acceso y con playas anchas. Una de sus características principales es su lecho de piedra, una extensión de las serranías de Tandilia que se localiza, en máxima bajante, a unos 120 metros de la costa. Además de las posibles chances con las corvinas negras, aquí se pescan especies de estación como borriquetas, roncadoras, gatusos, corvinas rubias, brótolas, congrios, rayas, chuchos, pescadillas, etc.

Al llegar a detino me encontré con Vicente y su familia. Estaban acompañados por Patricia Garciarena, Orlando Tito Escaglia y Fernando Machi, muy buenos pescadores y que ya habían armado en el lugar un pequeño campamento donde no faltaban sombrillas, sillas, mesas y conservadoras con provisiones. También estaban los elementos de pesca, consistentes en cañas de entre 3,60 a 4,20 m en uno, dos y hasta tres tramos, de acción potente para arrojar plomos de hasta 200 g. De acuerdo con el empuje de la marea se usan plomos de diferentes pesos y formas. Como vamos a pescar en zona de piedras, conviene emplear plomos con alambres de destrabe que no se enganchan en las piedras.

Reeles y cañas

Se usan reeles rotativos y frontales (preferentemente los primeros, que traccionan más), cargados con nylon 0,30 mm de buena calidad y con una salida del 0,60 que duplique el largo de la caña, que cumple una doble función. La primera: aguantar el peso del plomo al lanzar. Y la segunda: si traemos una pieza importante, al meter un par de vueltas en el reel estamos prácticamente asegurando la extracción. Se pueden usar líneas con uno o dos anzuelos. Conviene emplear uno colocándolo bastante arriba del plomo, para evitar que se enganchen. Para ganar distancia se puede utilizar un by clip, que evita que la brazolada encarnada friccione al ser arrojado el plomo, desprendiéndose solamente cuando toca el agua.

Como carnadas usaríamos langostinos, camarones, anchoítas, magrú, chispirones y calamar, encarnados en anzuelos Owner 5100 N° 3/0 al 5/0 y atados con hilo elástico para evitar que se desprendan al golpear la caña para lanzar. También es muy importante disponer de posacañas para no tener todo el tiempo la vara en la mano y apoyarla para encarnar.

El sector de costa elegido es relativamente playo, con canaletas formadas por las rompientes de las olas. Son dos canaletas perfectamente definidas. De acuerdo con la altura del mar, se llega perfectamente lanzando con caña a la segunda, detrás de la rompiente. El día se presentaba soleado y con viento este/nordeste a 20 km por hora. El mar se encontraba en creciente, muy propicio para la pesca que queríamos intentar. Podíamos lanzar en seco o adentrándonos en el mar hasta un banco de arena que se encuentra a unos 30 metros, logrando de esta manera realizar lances más largos.

Al caer el plomo al agua retrocedíamos con el reel destrabado, para luego pescar en seco desde la playa ayudados por el posacaña. Los primeros piques fueron de roncadoras pequeñas que entraban a la canaleta con la creciente. Se perdían piques por el tamaño de los anzuelos, pero no los cambiábamos por más chicos porque la idea era pescar corvinas.

Nota publicada en la edición 496 de Weekend, enero de 2014. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al Tel.: (011) 4341-8900. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

Temas en este artículo: , ,

Un comentario en esta nota

Deja un comentario