Galería de imágenes.">

En las costas de San Cayetano

Una pesca variada en las tranquilas aguas de ese precioso lugar. Galería de imágenes.

Por

Pensando en la temporada de verano, decidimos salir un poco de los pesqueros tradicionales. Así resolvimos recorrer las playas de San Cayetano, un paraje costero ubicado al sur/sudeste de la provincia de Buenos Aires. Una zona en la que encontraremos mucha tranquilidad, playas muy cuidadas e infinidad de minipesqueros que nos darán la oportunidad de capturar casi toda la variada costera, destacándose rayas y chuchos de gran tamaño, pescadillas, corvinas rubias, cazones, brótolas, roncadoras, burriquetas, pez gallo, pejerreyes, bagres de mar y muy a menudo grandes tiburones bacotas y escalandrunes.

En San Cayetano encontramos toscas y pedregales medianos, algunos pozones cercanos a la costa donde pescaremos a tiro de caña, y pequeñas bahías remansadas que nos permiten ubicar fácilmente nuestra carnada pasando la rompiente. La única contra: al estar tan expuesto su contorno, muchas veces los fuertes vientos casi nos impiden pescar.

Salir al mar implica llevar varios equipos, porque casi nunca sabemos dónde vamos a terminar pescando: si necesitaremos realizar largos lances, si sólo tendremos que pasar la primera rompiente o si habrá que meterse al agua para poder llegar con creces al sector donde están comiendo los peces.

En materia de cañas debemos tener varas de acción 7 a 9, tanto con acción de punta como parabólicas, capaces de arrojar pesos de hasta 250 gramos; reeles rotativos medianos y grandes preferentemente sin devanador para que no resten distancia al arrojar la línea; reeles frontales con carretes cónicos y otros de capacidad; plomadas con pesos desde 120 hasta 240 g con diferentes formatos (tipo pera, satélite, con alambre fijo y con alambres de destrabe); chicotes trafilados o bien adheridos con pegatanza que vayan del 0,35 al 0,70 mm; anzuelos con punta bien filosa entre los números (según serie y modelo) 3/0 y 6/0, y líneas fijas de uno o dos anzuelos.

By clip

También debemos sumar las líneas denominadas “by clip”, realmente un hallazgo que nos permite lograr mayor distancia en el lanzamiento por no producir el efecto boleadora en el aire y llegar con la carnada perfectamente presentada en el anzuelo. A todo esto habrá que sumarle un palo de playa o posacaña, conservadora (especialmente para la carnada), tablita para filetear, cuchillo, hilo para atar carnada, anteojos de sol, gorra con visera, protector solar y ropa liviana y, en lo posible, de colores claros.

Mención especial para la carnada. Como siempre pregonamos, debe estar fresca y bien conservada. Y en cuanto a la variedad, no podrán faltar anchoas, caballa o magrú, camarones grandes y langostinos, pejerreyes, calamaretes y calamar. Pueden utilizarse solas o armando algún tipo de sandwuchito, entre los que se destacan el camarón con el filete de anchoa, el langostino pelado y cubierto con un calamarete, anchoa con filete de pejerrey o calamar. Y para tentar a las grandes corvinas muchas veces se encarna un langostino entero sin pelar, sólo sacándole la cabeza.

Una de las diferencias que podemos encontrar entre las dos acciones de cañas anteriormente nombradas se da, por ejemplo, cuando tenemos que lograr grandes distancias y tratamos de llegar con nuestra carnada tal cual la presentamos en el anzuelo. Con la potencia del lanzamiento, más el chicotazo que produce la salida del nylon, una caña con acción de punta puede que nos rompa o desarme más fácilmente nuestro encarne. En cambio, una vara con acción parabólica acompañará más el tiro y tendremos menos posibilidad de que se desprenda el engaño. También influye mucho el atado de la carnada en el anzuelo, que debe ser prolijo y sin ajustar demasiado. Es preferible darle más vueltas de hilo antes que apretar y desmenuzar la carnada.

Nota publicada en la edición 496 de Weekend, enero de 2014. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al Tel.: (011) 4341-8900. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

Temas en este artículo: ,

Deja un comentario