Galería de imágenes.">

Navegar esquivando el canal Vinculación

Una nueva ruta para sortear esta vía tan transitada del Delta. Galería de imágenes.

Por

Con el verano comienza a incrementarse en el Delta la navegación en forma considerable. Así, el canal Vinculación en las horas pico es ya prácticamente imposible de navegar, y no hay más accidentes porque Dios –el Dios que sea que está cuidándonos– existe. Sin duda, velocidades y la imprudencia son factores determinantes en los accidentes, y por cierto muchos navegantes son muy imprudentes.

En algún momento hablamos del aguaje Julia. Vaya uno a saber el porqué de ese nombre, pero así se llama este pasaje que fue balizado con palos –spar– de color verde, y que cada vez se corre más y el sedimento lo hace más angosto. Por eso realizamos un nuevo relevamiento, esta vez con un sonar de alta tecnología.

También aprovechamos este instrumento moderno para realizar, junto al personal de I-BC S.R.L. Cartografía, el relevamiento de un nuevo paso que uniera el San Antonio con el Canal Costanero, y que facilitara la navegación de regreso los fines de semana, sobre todo de aquellos nautas que fondean en el San Antonio muy próximos a la desembocadura del Río de la Plata. Este atajo finalmente lo hallamos y va hasta la boya del Km 23 del Canal Costanero.

Tras el hallazgo me tomé el atrevimiento de llamarlo pasaje Cormorán (hasta que alguien disponga lo contrario). ¿El porqué del nombre?: soy un convencido de que los homenajes hay que hacerlos en vida. Veamos

Por qué Cormorán

A su tiempo se puso el nombre Petrel al pasaje frente a la Isla Oyarbide, el que antiguamente fuera el canal Solís. Así como en su momento fue la lancha Petrel, la lancha hidrográfica Cormorán realizó continuos relevamientos del Río de la Plata, además de apoyar a los isleños en las inundaciones, buscarles refugio y rescatar náufragos de nuestros ríos. Siempre estuvo donde se la necesitó, y el año que viene cumplirá 50 años al servicio de la Armada. Considero que se merece el homenaje, no esperemos a que sea desarmada para que comencemos a brindárselo.

A modo de referencia, es importante saber que entre el Julia y el Cormorán existe una distancia de 760 m, y que el tiempo que se gana para regresar bien vale la pena tenerlo en cuenta en la próxima salida por el Delta.

Nota publicada en la edición 495 de Weekend, diciembre de 2013. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al Tel.: (011) 4341-8900. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

Temas en este artículo:

Deja un comentario