Custon Cruicer 45, puro confort

Una embarcación diseñada para navegar con confort y mucho lujo. Galería de imágenes.

Por

La tradición Custon es la misma de las grandes corporaciones constructoras: barcos de características confiables, con un estándar superior en cuanto a equipamiento; compactos, cómodos y muy funcionales. Esa receta es la que hoy se refleja en centenares de embarcaciones, cuyo otro atributo es el valor de reventa sostenido, aun en épocas de economía dura.

Con la sencillez que caracteriza al grupo que conforma el astillero y un estudio de mercado respaldado por su propia base de clientes, nació así el nuevo Custon Cruicer 45, el primero de una serie que seguro será uno de los integrantes más importantes del Próximo Salón Náutico de Buenos Aires.

El Custon Cruicer 45 nace experimentado. Su fondo en “V” parte de la plataforma del Custon 38, pero con sustanciales cambios en el deadrise (ángulo de obra viva en el fondo) de popa. Dichas modificaciones permiten un mejor planeo que, sumados a su motorización interna con línea de eje, otorgan un equilibrio óptimo de consumo y velocidad.

La planchada de popa es otro punto interesante a destacar. Posee un gran sector con una parrilla eléctrica tipo grill y pileta con agua potable. También se ubica sobre estribor una zona de porta defensas, la toma corriente de puerto y el duchador de popa. Se destaca su correcto ajuste y altura desde el agua, lo que no desentona en líneas generales en cuanto al perfil de la embarcación se refiere.

Con el nuevo concepto Custon se remoza la imagen de un casco robusto, de buen puntal en proa y que cae en forma suave hacia popa, verificando un botazo recto que termina en la planchada de popa. Por debajo de la planchada, un diente de altura cercana a la flotación mejora su estructura y limita perfectamente el paño superior del costado, ideal en algunos casos para cortar el perfil con otro color.

También en esa zona hay algunas novedades, ya que se logró una buena ventana fija en el sector de camarote de popa y en el de proa, de formas trapezoidal (con ojo de buey al centro) y semirectangular, respectivamente. Referente al resto de las cabinas, se adoptaron ojos de buey de apertura, con forma circular dando un toque de estilo clásico. Para finalizar, la roda permite que la proa surja a un ángulo intermedio, tal vez algo vertical y no lanzado, pero no de-sentona en el conjunto.

Nota publicada en la edición 495 de Weekend, diciembre de 2013. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al Tel.: (011) 4341-8900. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

Temas en este artículo: , ,

Deja un comentario