Galería de imágenes.">

La buena pesca del río Dulce

Cerca de la ciudad de Termas de Río Hondo, un pesquero muy rico en cantidades y variedad. Galería de imágenes.

El polvo del camino entre la ciudad de Termas de Río Hondo y el pesquero elegido, es el mejor testigo de una tierra que hace meses no es besada por una sola gota de lluvia. Se levanta, como un talco, cubriendo la sufrida vegetación de la zona, al cansino paso del vehículo de nuestro guía, que tiene gran baquía en esto de seguir huellas que constantemente se van modificando en la tierra yerma.

En ese paisaje donde el agua es el tesoro más escaso, el río Dulce nace como una vena vital, colectando agua del Salí que a su vez la trae de los valles calchaquíes y que alimentan –junto al Gastona y el Chico– al gran lago de la región: el Embalse Río Hondo, contenido por el Dique Frontal, ese que –ironías de la vida– fue construido para parar antiguas inundaciones en donde hoy hay solo tierra seca.

Aguas abajo de las 33 mil hectáreas acuáticas del Frontal nace el curso del río Dulce, que en su serpenteante y quebradizo trayecto de unos 500 km en línea recta (serán el doble copiando sus múltiples curvas y contra curvas) lleva sus aguas a la gran laguna de Mar Chiquita, en el norte cordobés. “Está bajo, muy bajo diría yo”, murmura Lito Guaraz, nuestro guía, que no pierde su tranquilo tono santiagueño mientras volantea entre enramadas que quieren ganar el camino y arañan su vehículo.

Y prosigue describiéndonos la situación de emergencia hídrica que atraviesa su provincia: “El Dulce no es navegable en todo su curso, porque se entrecorta, pasa de los dos metros a 30 cm, de rápidos típicos de río de montaña a aguas quietas”, describe nuestro crédito local, quien celebra cierta “acción de filtro que se produce en el lago, donde llega de los ingenios azucareros tucumanos la cachaza y sobre todo la vinaza, residuos de esa industria que le quitan el oxígeno al agua produciendo grandes mortandades de peces. Por suerte el lago parece filtrar eso y el Dulce, aguas bajo del espejo, nace limpio”.

Nota publicada en la edición 493 de Weekend, octubre de 2013. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al Tel.: (011) 4341-8900. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

Para ver este video en otra ventana haga click aquí.

Si quiere ver más videos de Weekend, haga click aquí.

Deja un comentario