Mi nombre es Tracker

La presentación del nuevo SUV compacto de Chevrolet desarrollado sobre la plataforma Global Small Vehicle de la empresa. Galería de imágenes.

Por

El segmento de los SUV (vehículos utilitarios deportivos) ha sido el de mayor crecimiento a nivel mundial en la última década. Cada vez son más los usuarios que aspiran a subirse a “la camioneta”, seducidos por la versatilidad de este tipo de vehículos, la posición de manejo elevada y, en varios casos, las prestaciones para excursiones fuera del asfalto. El mercado argentino no es ajeno a esa tendencia.

 

Desde que surgió la Ford EcoSport, el precursor del segmento de los SUV de tamaño compacto y a precios relativamente accesibles, casi todos los constructores comenzaron a pensar variantes para competir con el modelo del óvalo. Pero recién en los últimos años aparecieron verdaderos productos concebidos como SUV, a diferencia de muchos automóviles que, con estética de “todoterreno”, buscaron –infructuosamente– competir contra la EcoSport. Esos competidores reales son la Renault Duster, lanzada en 2011, y la flamante Chevrolet Tracker, que acaba de aterrizar en Argentina.

 

 

Una “mini” Captiva

 

 

Desarrollada sobre la plataforma GSV (por Global Small Vehicle) de General Motors, la Tracker comparte ciertos elementos estructurales con otros modelos compactos de Chevrolet, como por ejemplo el Sonic. En ese sentido, GM siguió la receta de Ford, que desarrolló la EcoSport sobre la base del Fiesta, y de Renault, que concibió la Duster sobre la plataforma del Sandero/Logan.

 

Visualmente, la Tracker resulta muy atractiva y, a primer golpe de vista, es factible confundirla con la Captiva, el SUV de mayor tamaño de Chevrolet, que también se comercializa en nuestro país. A diferencia de la EcoSport, que se caracteriza por llevar el auxilio colgado del portón trasero, en la Tracker la rueda de repuesto se guarda debajo del piso del baúl. Además, el portón es de apertura vertical, más práctico que el horizontal de la EcoSport, que obliga a disponer de 1,20 metros libres detrás el vehículo para abrirlo por completo. En dimensiones, la Tracker mide 4,25 metros de largo, siendo apenas 1 cm más extensa que el SUV del óvalo; y su despeje sobre el suelo es de 17 centímetros.

 

 

 

Nota publicada en la edición 492 de Weekend, septiembre de 2013. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al Tel.: (011) 4341-8900. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

Temas en este artículo: , ,

Deja un comentario