Galería de imágenes.">

El arte de afilar cuchillos

El acero y el hombre tienen un vínculo muy especial. Cómo sacarle filo para que corte papel con un solo movimiento. Galería de imágenes.

Por

La cuchillería acompaña al hombre hace cientos de años, y también las historias de filos tan delgados que podrían cortar el acero con un solo movimiento. Estos mitos, inspirados en los samurai y sus espadas (katanas), se basan en el proceso artesanal de afilado de los armeros japoneses.

 

De la mano de la aparición de  metales cada vez más resistentes, la técnica del afilado evolucionó hasta alcanzar una terminación de hoja que pueda cortar a través de hueso y carne como si atravesara manteca. Los armeros japoneses marcaron el camino a seguir, utilizando hasta 10 piedras de diferente grano para afilar sus espadas, compuestas de acero plegado cientos de veces. Mediante paciencia y esmero lograron  filos que pueden cortar una hoja de papel con sólo dejarla caer encima.

 

 

Distintas aristas

 

 

Si se pudiese ver con un microscopio, el filo de un cuchillo parece un serrucho que suele deformarse hasta volverse redondo con el uso. Mientras mejor sea nuestra técnica de afilado, mejor resultado tendremos, tanto en calidad como en resistencia.

 

 

 

Nota completa en la edición 491 de Weekend, agosto de 2013. Si querés suscribirte a la revista y recibirla en tu domicilio, clickeá aquí.

Temas en este artículo: , , ,

4 comentarios en esta nota

    • mferro | 26/12/2013 | 10:18 AM

      Estimado Jorge, la nota completa fue publicada en la edición impresa de la Revista Weekend.

  1. gustavo dominguez | 13/02/2014 | 1:03 AM

    Hola, escribo en virtud que la nota esta incompleta, si bien salió en la revista en agosto de 2013, habría manera de obtener la nota completa de “El Arte de Afilar Cuchillos”. Gracias.-

    • mferro | 13/02/2014 | 10:39 AM

      Estimado Gustavo, la nota completa fue publicada en la Revista Weekend de Agosto de 2013, usted puede conseguirla llamando al 011-4309-3233. Gracias por comunicarse.

Deja un comentario