Un Quijote en la Antártida

Un velero construido en acero llegó hasta el continente blanco, en busca de aventuras en la zona más fría del mundo. Galería de imágenes.

Por

Un nuevo velero argentino llegó al continente blanco. Construido en acero naval, el Quijote arribó a la Antártida comandado por su dueño Federico Guerrero. Lo acompañaron su esposa Laura Smith (estadounidense), Patricia Brizuela (argentina) y Erik Gestrem (noruego). Conversamos con Patricia Brizuela, quien al finalizar la expedición pasó por Buenos Aires antes de retornar a Londres. Allí se encuentra Ithaca, el velero con el que cruzara el océano Atlántico Norte junto a Myriam, su hermana gemela, en mayo de 2009.

 

Weekend: ¿Qué eslora tiene el Quijote?

 

Patricia Brizuela: Es un velero de acero de 40 pies diseñado por Bruce Roberts con algunas modificaciones ingeniadas por Federico, como el pilot house y los refuerzos en la proa de 4 mm. Jesús Vinaqua estuvo a cargo de la construcción, y tres años más tarde quedó terminado para su viaje de prueba rumbo a Brasil, en septiembre de 2010. Un año después se le agregaron cuatro carretes de amarre (dos en proa y dos en popa) con 110 m de cabo flotante de 22 mm.

 

W.: ¿Quiénes llevaron el barco hasta Ushuaia en la primera etapa de la travesía?

 

P.B: Federico, capitán del Quijote, y Laura Smith, jefa de expedición. Federico pasó su infancia en Mar de Ajó, se formó como marino mercante en Buenos Aires y navegó los mares del mundo como oficial de cubierta en todo tipo de embarcaciones: cargueros, de pesca y de turismo. Laura, su pareja, luego de graduarse como geóloga en Princeton, viajó a Nueva Zelanda, China y Mongolia como investigadora, y después se mudó a Alaska para instalar estaciones permanentes de GPS. Además practica montañismo y comparte con Federico su pasión por la náutica.

 

 

 

 

 

 

Nota completa en la edición 489 de Weekend, junio de 2013. Si querés suscribirte a la revista y recibirla en tu domicilio, clickeá aquí.

Deja un comentario