Galería de imágenes.">

Caza ciervo con arco y flecha

La brama del ciervo es la ocasión especial para acercarse a estos majestuosos animales, con el arco listo. Galería de imágenes.

Por

Brama… Basta con oír el eco de esa palabra para erizar la piel de cualquier cazador de raza. Entre caldenes destrozados, peleas viriles y cerros perdidos, el imponente colorado hace de estos montes una apología natural, irresistible a la tentación de cualquier amante de la actividad cinegética.

 

Paciente, perspicaz y casi aletargado, el bowhunter se aproxima a su presa, temblequeando, medio dudoso y con el corazón a mil revoluciones por segundo espera el momento adecuado para soltar su único y soñado disparo, después de haber caminado en cámara lenta, con suaves movimientos casi imperceptibles a través de cientos de metros de malezas, bosques y pantanos.

 

El trofeo yace frente a él, con presencia, elegancia y cierto encanto salvaje, momento más que preciso para volcar toda su práctica. Tensa su arco, contiene la respiración mientras fija la mira en el animal y suelta el flechazo. Con la incertidumbre de saber si su disparo fue certero observa la reacción del animal: cataratas de emociones se hacen presentes, la satisfacción es inigualable, un tipo de sensación indescriptible, festejos y abrazos.

 

 

Hacia el lodge

 

 

Decidimos aprovechar los pocos ocasos que quedaban de berrea para intentar acechar uno de estos imponentes animales con arco y flecha, difícil tarea ya que los períodos de brama se están acortando. Con falta de frío y sobre la fecha de culminación de la temporada, nos dirigimos a una de las zonas pampeanas más enriquecida de trofeos colorados: Quehué.

 

 

 

 

 

 

Nota completa en la edición 489 de Weekend, junio de 2013. Si querés suscribirte a la revista y recibirla en tu domicilio, clickeá aquí.

Temas en este artículo: ,

Un comentario en esta nota

  1. Nadia | 01/07/2013 | 2:18 AM

    ES TAN POBRE DE MENTE ASESINAR A UN ANIMAL POR GUSTO, POR JUGAR A MATAR Y QUE ESO TE DE ALEGRÍA!

Deja un comentario