Galería de imágenes.">

El comienzo esperado

La temporada de caza menor en la provincia de Buenos Aires arrancó excediendo las expectativas. Galería de imágenes.

Por

En estos casi 42 años de Weekend, seguramente ha habido temporadas de caza menor atípicas redactadas por la excelsa pluma de don Rodolfo Perri, y esta seguramente sería una de ellas, signada por diferencias climáticas, incluida la inundación en la ciudad de La Plata, la cual requirió de todo el esfuerzo mancomunado de los recursos provinciales, a lo que se sumó que parte de las oficinas del Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (O.P.D.S.) se vieron afectadas. Todo en su conjunto llevó a que se demorara el inicio de la temporada hasta el 10 de mayo.

A pesar de las ansias del conjunto de cazadores y de ciertas informaciones inexactas que circularon en varios medios, la fecha fue respetada por los cazadores, muchos de los cuales conocieron el retraso al leer nuestra nota de mayo, y otros fueron observando la evolución en la web, el Facebook y el Twitter de Weekend, donde volcamos los datos que la O.P.D.S. y la Dirección de Fauna nos fueron brindando, entre ellos, censos, la falta de cartones de permisos para federados y la fecha final de inicio.

Algunos datos interesantes más allá de las inundaciones, es que la temporada se postergó pero respetando el ciclo reproductivo de cada especie, que la población de perdices creció –tal como lo adelantáramos– y que el tamaño de los ejemplares es más grande que el de la temporada 2012. Parte de esta comprobación la obtuve en los tramos de ruta que recorren la zona de Tandil, Ayacucho, Gral. Guido, Dolores, Castelli, Lezama, Chascomús y General Belgrano, donde conté hasta 52 perdices a los costados, comiendo los granos que caen de los camiones cerealeros. No recuerdo haber visto tanta cantidad anteriormente.

Nota completa en la edición 489 de Weekend, junio de 2013. Si querés suscribirte a la revista y recibirla en tu domicilio, clickeá aquí.

Temas en este artículo: , ,

Deja un comentario