Galería de imágenes.">

Alta gama y veloces

Vehículos que además de lujosos cuentan con muy buena mecánica bajo el capó. Prestaciones y características de algunos modelos. Galería de imágenes.

Por

Los sedanes, aquellos automóviles de cuatro puertas y generoso baúl (convertido este último en un tercer volumen de la silueta del vehículo), se han caracterizado históricamente por su buen confort de marcha y el espacio interior. En muchos casos, se trata de modelos acordes para el uso familiar y para disfrutar de un largo viaje. Al menos hasta el surgimiento y el auge de los SUV’s (utilitarios deportivos), nadie les discutía a los sedanes aquellos atributos.

 

Pero como ya sabemos, la industria automotriz evoluciona a un ritmo vertiginoso y las características de los distintos segmentos se van cruzando entre unos y otros, en búsqueda de ofrecer siempre un diferencial. Y así es que los sedanes, en particular los de tamaño mediano y marcas generalistas, comenzaron a ofrecer versiones con motores potenciados y prestaciones deportivas, lo que en general se acompaña de un tratamiento estético acorde a ese perfil de vehículo. De esa forma, quien elige un automóvil de silueta sedán ya no tiene por qué renunciar a prestaciones más picantes y de ese modo, no quedará condenado eternamente a una conducción aburguesada o carente de emociones.

 

 

Trío deportivo

 

 

Esta tendencia de los “sedanes deportivos” comenzó a plasmarse también en el mercado argentino, con el surgimiento de versiones potenciadas de modelos ya existentes. El último exponente, lanzado sobre fines de 2012, es el Renault Fluence GT, que se sumó así a la competencia frente al Peugeot 408 Sport y el Volkswagen Vento Sportline.

 

Con precios elevados, que oscilan entre $ 180.000 y $ 200.000, estas versiones más radicales del Fluence, el 408 y el Vento se diferencian principalmente por la mecánica (ver “Motores de hasta 200 CV”), pero también por un tratamiento estético diferencial, que sin perder la elegancia y la imagen statutaria los hace lucir más jóvenes y atrevidos.

 

 

Renault Fluence GT

 

 

Fabricado en la Argentina, el Fluence GT se convierte en la versión tope de gama del modelo gracias a su motor de 2.0 litros y 180 caballos. De acuerdo con cifras homologadas por Renault Argentina, con esa mecánica acelera de 0 a 100 km/h en 8,3 segundos y desarrolla 215 km/h de velocidad máxima (limitada electrónicamente). Y en consecuencia, se convierte en el vehículo más veloz de producción nacional.

 

Por fuera, el Fluence GT se distingue por los spoilers delantero y trasero, la identificación “GT”, las llantas bi-tono de 17 pulgadas, el alerón trasero y los espejos y manijas de puertas en color “dark metal”. Por dentro se destacan las butacas deportivas, el velocímetro digital, la identificación GT en el panel y los apoyacabezas, el zócalo de puertas diferencial, las costuras rojas en los tapizados, y los detalles en aluminio en el volante, la pedalera y la palanca de cambios.

 

 

Volkswagen Vento Sportline

 

 

Importado desde México, el Vento es habitualmente considerado como el gran referente del segmento de sedanes medianos de marcas generalistas. Y en el caso de la versión Sportline, se destaca además por ser el de prestaciones más extremas. En efecto, con su impulsor 2.0 turbo de 200 caballos, no sólo es el más potente sino también el más veloz, ya que desarrolla hasta 237 km/h y acelera de “0 a 100” en apenas 7,5 segundos.

 

Otra particularidad del Vento Sportline es que es el único que ofrece dos alternativas de transmisión. Además de una caja manual de 6 velocidades, la gama contempla una opción automática de doble embrague. Se trata de la conocida transmisión DSG de Volkswagen que permite un pasaje de marchas muy veloz, ya que cuando una relación está en utilización, la siguiente ya se halla preseleccionada por el segundo embrague. El Vento Sportline también se diferencia por su esquema de suspensión trasera tipo “multibrazo”, que le confiere mayor estabilidad en alta velocidad.

 

 

Peugeot 408 Sport

 

 

También fabricado en la Argentina, el 408 Sport es el de menor cilindrada de los tres modelos mencionados, pero con prestaciones similares (al menos en velocidad máxima) a las del Fluence GT. Su motor de 1.6 litros y 163 caballos se alinea bajo la tendencia del downsizing, que implica reducir la cilindrada pero manteniendo, y en algunos casos superando, la potencia del impulsor original. En prestaciones, el 408 Sport alcanza 213 km/h de velocidad máxima y acelera de “0 a 100” en 9,2 segundos. En estética también ofrece detalles diferenciales, como llantas de aleación de 17 pulgadas en diseño “Stromboli” y un nuevo volante forrado en cuero perforado.

 

 

 

 

 

Nota publicada en la edición 485 de Weekend, febrero de 2013. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al Tel.: (011) 4341-8900. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

Temas en este artículo: , ,

Deja un comentario