Por qué usar jabones de glicerina en ambientes agrestes

El cuidado del medioambiente también alcanza a la higiene personal en travesías a la naturaleza.

Por

Muchas veces en las travesías de montaña (trekking, montañismo, cabalgata, mountain bike), la higiene personal se descuida bastante por la sencilla razón de que el baño, constante en la ciudad, se posterga unos días en virtud del cansancio y el acceso o no a una fuente de agua limpia. También suele suceder que más que un baño el aventurero sólo se somete a una lavada general (el famoso baño polaco), lo cual no está mal pero tampoco es la solución ya que un baño completo no sólo limpia el cuerpo, sino que también lo relaja y descansa, además de subir la autostima: no es lo mismo andar aún en medio de la nada todo sucio y oloroso, a sentir que el cuerpo puede comenzar una actividad fresco y sin problemas al levantar los brazos.

Sea para baño o lavado, justamente por encontrarnos en medio de la naturaleza el jabón a utilizar no puede ser cualquiera de tocador ya que estos contaminan la fuente de agua porque sus componentes incluyen grasa, químicos y perfumes. Lo ideal es emplear jabón neutro de glicerina. No vendrán perfumados pero cumplen con el doble propósito de mantenernos higienizados cuidando el medioambiente al no tener ingredientes agresivos y ser biodegradables instantáneamente.

De todos modos el consejo al momento de higienizarse es hacerlo no dentro de un lago, laguna o río, sino a una distancia de al menos 10 m de allí, volcando el agua enjabonada en la tierra. Para ello podemos utilizar en el transporte del líquido la cacerola de la marmita e incluso el vaso. Como el jabón de glicerina se consume rápidamente, mejor que refregar el cuerpo con la pastilla es enjabonarse las manos y con ellas frotar la piel.

Siempre resulta engorroso el traslado de una toalla o toallón en la mochila, por tamaño, peso y, además, porque se mantiene humedo y genera feo olor rápidamente, con lo cual deja de usar. Por eso, una buena idea siempre es la de usar para secarse -e incluso como esponja y en casos extremos, como papel higiénico- un paño del tipo balerina: son pequeños, livianos, absorbentes y muy fáciles de lavar, enjuagar y secar.

Deja un comentario