Variada de mar en los alrededores de Miami

Un pesquero muy interesante, con canales entre los flats, que simulan verdaderos ríos entre los bancos de arena. Galería de imágenes.

Por

La pesca en la zona de Miami tiene puntos muy interesantes, como las aguas bajas de Key Biscayne. Es que en algunos sectores uno puede bajar y pararse con el agua hasta las rodillas, mientras que en otras partes se puede ver como una especie de césped fuera del agua.

 

Muchas especies se capturan a pez visto. Es usual ver las aletas saliendo del agua, o incluso la cola, porque algunas variedades comen hacia abajo buscando entre los corales o la misma arena donde se esconden crustáceos y cangrejos.

 

Los guías recomiendan contar con un buen par de lentes polarizados, para poder evitar el reflejo del agua. Sólo así podremos ver los peces bajo el agua, nadando cerca de la arena blanca. Sobre la vestimenta, se debe llevar lo necesario para una zona con mucho sol e insectos, y en particular algún calzado que soporte las filosas puntas del coral.

 

Entre los flats existen canales, que si bien no son muchos, dibujan una suerte de cuadrícula cortando las zonas de baja profundidad. Es por esto que conviene fondear la embarcación en el borde entre el canal y el flat, ya que todo lo que nada en la zona profunda busca los cardúmenes de peces más chicos, que a veces se acercan al veril.

 

La pesca de especies de mar suele ser bastante emocionante, por el tipo de pelea que ofrecen gracias a la fuerza que poseen. Esto los hace un muy buen contrincante, en particular en variada, donde uno puede tener como resultado una barracuda, un tiburón o un tarpón. Ello ocurre durante todo el año, y si en alguna estación una especie deja ese lugar, siempre hay otra que lo reemplaza.

 

Dentro de la variada también podemos encontrar peces que superen tranquilamente los 10 kg, algo que para la mosca suele significar una importante pelea. En esta zona en particular, existen grandes concentraciones de cardúmenes, por lo que siempre tendremos pique si sabemos qué y dónde buscar.

 

Otra ventaja importante de la variada es que en mosca podremos utilizar equipos que van desde 5 a 10, ya que las especies pescables varían en peso y potencia. Esto permite emplear un rango más amplio de equipos, y así intentar pelear los diferentes ejemplares, logrando experiencias únicas.

 

Con mucha suerte, podemos encontrar también los famosos tres grandes, que son el tarpon, permit y bonefish. Aunque esta pesca suele ser más exquisita y dependiente del clima y la época. A veces, dependerá más de la suerte de encontrarse con un cardumen, pero los pescadores locales aseguran que en ese lugar se dan los ejemplares más grandes de esas especies.

 

Tras algunas horas de pesca vimos una aleta, le tiré la mosca un metro adelante y tomó bastante bien. Era un tiburón de arrecife, de unos 3 metros de largo y alrededor de 30 kg. Explotó en el pique retorciéndose en la superficie y comenzó a correr sacando bastante línea en sólo unos segundos. Poco después había cortado, porque en la forma en que salió quedó dándome la espalda y con la lija del lomo terminó cortando el leader de nailon.

 

Incluso utilizando cable de acero, tuve la misma mala suerte con los tres tiburones que picaron, pero nada puede pagar la fabulosa experiencia de tener un pique de esa especie cerca de la superficie. Eventualmente podremos agarrarle la mano para que no se ladee y termine cortando la línea. Y así pelear un buen rato con esta especie bastante corriente en los flats del Key Biscayne.

 

Las claves

Es importante esperar los movimientos de marea, ya que si fondeamos el barco cerca de los bordes de los canales en los flats, podremos ver ese gran movimiento de peces durante los cambios de profundidad. En esos momentos estalla una literal carnicería, porque la mayoría de las grandes especies va a buscar a las más débiles, y se da una buena panzada. Durante ese gran frenesí la pesca suele ser tan variada como lo que existe en el mar. Hasta se nos puede dar el caso de que tome un tiburón y nos agarre con un equipo más liviano: incluso si nos corta será una experiencia inolvidable.

 

Recomendamos contratar un guía si se quiere pescar Miami con todas las letras. Es que existen lugares –como Flamingo, algo más al norte de Key Biscayne– que cuentan con especies de buenos portes y bastante entretenidas. A su vez, la categoría de un capitán para maniobrar una embarcación es fundamental para navegar el mar y encontrar los mejores accidentes naturales.

 

Por otra parte, y por más loco que parezca, también se puede pescar en los canales que entran en la ciudad. Uno se ve con caña en mano, mientras a los costados pasa una persona paseando al perro. Incluso en los canales que están cerca de autopistas es posible capturar los famosos peacock bass, mejor conocidos en el Amazonas como tucunaré.

 

Esta entretenida pesca se puede realizar con equipos muy livianos y con los mismos señuelos que se usan para la tararira o el black bass, también conocido como lubina negra, ya que se alimentan de manera similar. Utilizando una caña número 5, con poppers y algunos artificiales que imiten a pequeños peces, logramos conseguir algunos tucunarés de 1,5 a 2 kg, que dieron buena pelea.

Por último, casi no se necesita recordar que Miami es ideal para disfrutar en familia. Un destino lleno de atractivos y con una de las mejores playas del mundo.

 

 

 

Nota publicada en la edición 483 de Weekend, diciembre de 2012. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al Tel.: (011) 4341-8900. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

Temas en este artículo: , ,

Deja un comentario