Aprender a manejar en barro

Aunque es muy divertido manejar en esta superficie, un imprevisto puede ser bastante difícil de superar. Recomendaciones para mejorar la técnica y lograr mejores resultados en off-road. Galeria de imágenes.

Por

Parte de la aventura de ir a cazar o pescar es llegar al lugar elegido. Y, la mayoría de las veces, esoslugares suelen ser bastante inaccesibles, por lo que hay que andar varios kilómetros por caminos detierra o sendas en medio del monte o de la llanura, zonas a las que sólo se accede en vehículos todoterreno. Pero uno de los mayores problemas para los aventureros surge cuando bajo las ruedas aparece barro, ese enemigo silencioso que muchas veces pasa desapercibido a simple vista, pero que termina siendo una trampa en la que cuesta mucho moverse y mucho más esfuerzo salir.

Para estos casos lo recomendable es contar con un vehículo SUV o una pick-up 4×4 con aptitudes para el off-road que disponga de caja reductora o de transferencia –manual o automática–, que permita alternar entre tracción alta o baja. Luego, una de las primeras consideraciones que hay que tener en cuenta es que todo el barro no es igual. No es lo mismo el barro líquido pero con un suelo duro debajo, como se puede encontrar en Misiones, que el lodo espeso o aterronadode la región de Buenos Aires.

Recomendaciones de manual

Muy próximo a uno de los paraísos naturales más importantes de Litoral para la pesca de boga y dorado, como es la ciudad de Concordia, en Entre Ríos, existen caminosrurales y senderos en medio del bosque en donde los barriales aparecen a la vuelta de cada árbol.“La primera recomendación es pasarla bien y llegar. La idea es no romper nada, no lastimarse ni lastimar a nadie”, advierten Sergio Fernández y Walter Schey, dos instructores entrerrianos que suelen colaborar con el Jeep Club en la organización de travesías 4×4.

La segunda observación tiene que ver con la prudencia: la mejor forma de enfrentar el barro es eludirlo, si se puede, claro, dado que es una de las peores superficies para transitar debido a lo tramposo e imprevisible que resulta, las dificultades que implica atravesar pantanos en donde no se sabe qué hay debajo de la superficie,con la segura posibilidad de encajarse, y el enorme esfuerzo que demanda salir del lodazal.

Si no queda otra alternativa –por obligación o por gusto– hay que tratar de averiguar sobre lascaracterísticas de la zona, realizar el viaje con, por lo menos, dos vehículos para tener siempre asistencia, y contar con equipo de rescate completo para las emergencias. Ya frente al humedal, lo primero que hay que hacer es tantear la profundidad para verpor dónde se va a pasar. Nunca se sabe qué hay bajo la superficie: zanjas profundas, pozos, troncos o piedras muy grandes. Para medir se puede utilizar una rama, una varilla o una caña.

También hay que observar al final del barrial para ver si hay huellas de vehículos. Caso contrario, tratar de buscar otro camino. Ante la menor duda siemprehay que bajarse y ver hacia dónde se sale una vez pasado el obstáculo. El barro requiere de gran sensibilidad para controlar la tracción delas ruedas durante las aceleraciones y el inevitable patinaje durante las frenadas. Algo que hay que tener claro es que no se debe pelear contrael lodo sino más bien intentar “flotar” dentro del terreno a favor de las huellas y de la gravedad.

Siempre hay que saber hacia dónde apuntan las ruedas: si van de costado frenan el vehículo o puedenhacerlo salir disparado hacia cualquier lado. En general, se recomienda circular en 4×4 de baja, aunquetodo depende de la consistencia del fango dado que algunas superficiesy vehículos permiten utilizar la 4×4 de alta. La velocidad de circulación es una de lascuestiones más complejas:marchar lento provocará que elvehículo no tenga velocidad y se encaje por pérdida de tracción.

Por el contrario, si no se tiene experiencia, andar rápido puede generar pérdidadel control. Lo ideal es mantener un ritmo constante con suaves aceleradas. Por eso es recomendable circular por las huellas, si éstas vanen la dirección correcta, y mantener siempre el impulso hacia adelante intentando no pararse.

Sobre la huella

Si el ancho de la trocha no es suficiente o el lomo central de la huella es muy alto, lo recomendable es conducir de manera que solo un lado caiga en la huella, manteniendoel otro encima del lomo, esto es suficiente para poder tener tracción y altura necesaria para atravesar una zona difícil. Paravadear un riacho lo recomendable es que la profundidad no supere los 40/50 centímetros, de acuerdo con el despeje o altura del vehículo. Bajo ninguna circunstancia el motor debe aspirar agua.

Para evitarlo conviene instalar un snorkel, o bien llevar una velocidad de cruce menor a la del avance de la ola que genera el mismo vehículo. Si el motor se paró sorpresivamente, y no por una mala maniobra con los pedales, nunca volver a arrancarlo dadoque es probable que le haya entrado agua por la toma de aire. En caso de duda sobre la posibilidad de realizar un cruce complicado, conviene enganchar una eslinga en uno de los ganchos delanteros o traseros del vehículo, y llevar elotro extremo en el habitáculo para no tener complicaciones para engancharla si el vehículo queda atascado, y así realizar un rápido rescate para que el agua no ingrese al habitáculo.

Para las trepadas y descensos hay que prestarle mucha atención a los ángulos de entrada y salida del vehículo, y también a las partes plásticas que tienen muchos vehículos –más preparados para la ciudad que para el off road– , tanto en la parte delantera como trasera, y que están expuestas a roturas.

Durante maniobras complicadas es importante contar con la asistencia del copiloto para que guíe la conducción. Pero hay que cuidarlo y saber siempre en dóndeestá parado para no atropellarlo. Cuando se está traccionando un vehículo con otro mediante el cable de un malacate y una eslinga, siempre hay que pensar que se pueden cortar. Por eso dos consejos: en caso de larga distancia (unos 10 metros o más) levantar el capot del vehículo que tiene el malacate;la otra, estar fuera de la línea de tensado. En ambos casos es paraevitar recibir el latigazo en caso de posible corte.

Nota publicada en la edición 478 de Weekend, julio de 2012. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al Tel.: (011) 4341-8900. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

Temas en este artículo: , , , , ,

Deja un comentario