Galeria de imágenes.">

Cuddy 210

Nueva embarcación del astillero Naval Center, cabinada con todas las comodidades a bordo. Galeria de imágenes.

Por

Hace cuatro años la pasión que Martín Pío sintió toda su vida por la náutica lo llevó a montar el astillero Naval Center y fabricar lanchas. Primero fueron embarcaciones trucker en distintas versiones: de trabajo, pescadoras, cabinadas, deportivas. Y ahora pasó a incursionar en el segmento de las cuddy, aunque sobre cascos de V profunda, los mismos que se emplean en la construcción de lanchas recreativas tradicionales.

“Este paso decidimos darlo para crecer como firma sin atarnos al desarrollo de un único producto como el trucker”, cuenta mientras nos presenta el modelo 210, de 21 pies (6,30 m de eslora y 2,30 de manga). Como el mercado de las open deportivas tiene muchísima oferta, “preferimos apuntar al de las cuddy porque, si bien hay bastante opciones, existe más espacio para crecer en el segmento, a pesar de que su desarrollo y fabricación son mucho más complejos”, completa.

Distribución interior. En la marina la cuddy nos sorprendió por el provecho que el astillero hizo de su espacio interior, apto para ocho personas, en el que colocó un mueble con pileta por detrás del butacón doble del conductor, y que no resta espacio para estirar las piernas a quien se ubique en el sillón de popa sobre la banda de estribor. A babor, el back to back deja suficiente lugar entre las butacas para circular de proa a popa, y los buches laterales son voluminosos para la guarda de objetos grandes, como defensas, botellas, cañas, palabichero o chalecos.

También una práctica mesa del tipo quita y pon con cuatro posavasos aumenta el bienestar a bordo.

La comodidad del camarote responde directamente a las medidas de la embarcación. Es amplio y luminoso gracias a las luces interiores de led y el ventiluz del techo. Cuenta con TV LCD y reproductor de DVD, baño eléctrico entre los asientos (con espacio de guarda debajo), y al cubrirse con su tapa acolchada todo el espacio conforma una cama para tres a cuatro personas. A babor, y apenas pasando la puerta de ingreso, una repisa ancha con anafe aumenta el confort para pasar noche a bordo con comida incluida.

El solarium de popa (es decir, el techo de la cabina) tiene un dibujo antideslizante muy bueno que, aunque este mojado, brinda seguridad para aquellos que lo usen para tomar sol. Al sector se accede por dos peldaños ubicados entre la consola y la puerta, y que forman parte del mamparo. Este espacio se complementa muy bien con las amplias plataformas de popa, que llevan la eslora total a siete metros, una a cada lado del motor fuera de borda. Una de ellas, la de babor, dispone incluso de un práctico duchador.

La posición del conductor, así como su visual al frente y los costados, es buena, sin que el parante del parabrisas interfiera. El tablero, con fondo símil raíz de nogal y relojería completa, también deja espacio suficiente para instalar equipos como ecosonda. Su posición nos resultó demasiado vertical, por lo que sería preferible que tenga una ligera inclinación hacia proa para una lectura del instrumental más rápida y fácil.

La navegación de esta cuddy es notable gracias a su casco deportivo en V profunda y sistema escalonado APS, demostrando ser muy eficaz tanto para simples salidas con familia o amigos como para la práctica de deportes de arrastre, debido a su buen oleaje. De giros seguros y con excelente estabilidad lateral, los cortes de marejada provocados por otras embarcaciones o por el clima son suaves y las caídas amortiguadas al cruzar olas mayores.

La Cuddy 210 nos gustó mucho, aunque le falta mejorar algunos detalles de terminación, mínimos, como el sistema de cierre de la puerta acrílica del camarote, agregar un apoya pies para el conductor y posavasos. Aun así la lancha bien merece ser tenida en cuenta porque asegura buena navegabilidad, seguridad y comodidad para disfrutar del río.

 

Nota publicada en la edición 474 de Weekend, marzo de 2012. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al Tel.: (011) 4341-8900. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

Temas en este artículo:

Deja un comentario